CONSEJOS DE ESTILO PARA PIELES SÚPER BLANCAS TAMBIÉN EN VERANO

Las pieles blancas necesitan un cuidado especial, suelen ser más sensibles y finas, por lo que tienden a la flacidez, se irritan por el sol con más facilidad, aparecen rojeces, manchas y pecas… ¿Quieres saber cómo cuidar una piel blanca para que luzca espléndida en verano? ¡Sigue los siguientes tips!

 

Tips para cuidar una piel blanca en verano

Tu principal enemigo: el sol

El protector solar debe formar parte de tu neceser en todas épocas del año, aumentando su intensidad en verano. Hazte con una crema de protección solar de un factor 30 o superior como mínimo. Y si eres unx amante del agua, asegúrate que la que escoges es resistente al agua. El uso del protector no sólo te evita las quemaduras en la piel, sino que también previene la aparición de manchas y/o arrugas.

¡Infórmate de nuestros CURSOS en ESTÉTICA! Clica aquí

Intenta no exponerte al sol en las horas más fuertes del día (de 12.00 a 16.00h) y si lo haces, cubre la cabeza con algún turbante o sombrero.

 

La hidratación: la clave

La piel clara es más sensible a las lesiones en la piel, las arrugas y líneas de expresión suelen presentarse antes y más si la piel es normal o seca. La hidratación es uno de los puntos más importantes a seguir. Hazte con una crema hidratante especial para tu tipología de rostro y aplícala cada día como rutina.

 

En momentos en los que sientas que tu piel necesita un extra, complementa tu rutina de hidratación diaria con viales o ampollas de preparados cosméticos como los biológicos de TEN IMAGE.

Biohydra

Un hidratante inmediato y duradero que ayuda a mejorar la hidratación de la piel. Con colágeno marino, ácido hialurónico e Hydromanil, que suaviza la piel y regula la descamación.

Bio-Protection Skin

Un escudo antipolución que calma, hidrata y protege la piel. Adecuado para pieles reactivas, que sufren con la polución y las agresiones mediambientales. Nos ayuda a proteger la piel de los daños causados por las agresiones externas y previene el envejecimiento cutáneo.

 

Limpieza y exfoliación

Limpiar en profundidad la piel y realizar una exfoliación semanal ayuda a que ésta absorba mejor los principios activos de los cosméticos que apliques posteriormente. Utiliza productos con aceites y emolientes naturales que nutran e hidraten la dermis y que contengan activos antioxidantes. ¿El desmaquillante que estás buscando? Coco Nude, el desmaquillante formulado con aceite de almendras 100% natural que nutre e hidrata la dermis y vitamina E, de efecto antioxidante, que ayuda a suavizar el relieve cutáneo y retrasa los signos del envejecimiento.

 

Evita productos químicos

Elude cosméticos que lleven alcohol en su formulación, los químicos solo hacen que tu piel se reseque e irrite. Escoge aquellos que tengan activos e hidratantes naturales.
Banner esteticista profesional

Lleva una buena alimentación

Para tener una piel sana hay que introducir en nuestra dieta alimentos que nos aporten vitaminas y ayuden a la renovación celular. Semillas (semillas de chía o sésamo), alimentos ricos en vitamina A como los beta carotenos o, ricos en vitamina C como el pimiento rojo serian algunos ejemplos.

 

Duerme entre 6 y 8 horas

Tener una rutina de sueño diaria ayuda a que la piel del rostro esté más joven, tersa, brillante y elástica. El no dormir hace que la piel se vea totalmente apagada, aparezcan brillos e impurezas. Una buena rutina de sueño es una de las formas para evitar tener una piel con brillos de más.

 

Maquillaje apropiado para pieles blancas

  1. Prepara la piel con un aceite facial que nutra e hidrate la piel como Pure Oil Essential Primer, con 12 aceites naturales con efectos revitalizantes y reparadores que contribuyen a reducir las arrugas y aportan luminosidad sin dejar brillos.
  2. Utiliza correctores verdes que te ayuden a disimular las tonalidades rojizas propias de las pieles blancas, así como las bolsas y ojeras. De esta manera, unificarás el tono de la piel. Usa siempre un tono o medio más claro que el tuyo para iluminar la piel.
  3. Encuentra un fondo o base de maquillaje según el color de la piel de tu rostro. Es algo muy importante para que el maquillaje quede lo más natural posible. Siempre puedes realzar el tono aplicando un terracota por rostro y cuello.

 

  1. Elige un colorete en polvo de tonalidades rosas y aplícalo siempre en tus mejillas.
  2. Aplica sombra de ojos de tonos rosados y pasteles en el párpado móvil y realza siempre las pestañas con tu máscara favorita.
  3. En los labios, evita colores demasiado oscuros, opta por labiales en tonos rosados y rojos.
  4. Ilumina los puntos de luz del rostro con un iluminador en crema.

Y ahora… a presumir de piel de porcelana.

 

¿Sigues indecisa/o en tu formación?

Te ayudamos

Acepto la política de privacidad de la web